Browsing Tag

newyork

blog, NUEVA YORK, TIPS

La mejor manera de ver la Estatua de la Libertad

Para mi la mejor manera de ver la Estatua de la Libertad es cruzar con el ferry a Staten Island y la buena noticia es que es gratis!

Si, a pesar de que se puede ir a la Isla de la Libertad comprando un ticket para cualquiera de los barcos que salen desde Battery Park, existe ésta alternativa de ver la estatua de cerca sin que tengamos que gastar ni un dólar.

Para eso hay que subir a alguno de los ferrys gratuitos a Staten Island que salen desde la estación marítima próxima al metro de Whitehall street.

ferry-staten-island

Salen cada media hora y aunque hay muchísima gente que lo realiza, el ferry es bastante grande y hay lugar para todos. De todas formas, lo recomendable es hacerlo bien temprano para evitar multitudes.

Una vez en el ferry podrán disfrutar de una hermosa vista del sur de la isla (con puente de Brooklyn incluído) y pasar cerca de la Dama de la Libertad para sacar algunas fotos con un poco de zoom quizás.

Al llegar a Staten Island tienen la opción de recorrer o simplemente dar la vuelta al muelle que está al lado y tomar el siguiente ferry con retorno a Manhattan.

 

NUEVA YORK, reflexión, trascender, Viajes

Perderse para encontrarse

Definitivamente una de las mejores cosas que pueden pasarte en un viaje es perderte, es cuando realmente no tenés noción del tiempo y sentis una verdadera desconexión. Admito que al principio desespera un poco la incertidumbre de no saber dónde estás, hacia donde vas, pero basta con revisar un mapa para volver a ubicarte y  seguir con la ruta o el plan. Pero no hay nada más placentero que ese momento en el que no te importa perderte porque es cuandote conectas profundamente con vos mismo, son momentos necesarios a los que hay  que hacerle un lugar en la agenda para disfrutar de lo que uno está haciendo, de la ciudad en la que está. Tenemos que permitirnos perdernos para encontrarnos. Esto me pasó uno de los días en Nueva York cuando visitamos Chelsea, Meatpacking District y Soho. Sobre todo en Chelsea donde realmente nos perdimos y terminamos encontrando un rinconcito muy inspirador que nos sorprendió y amerita este post a parte.

NUEVA YORK, Viajes

Maravillada con la ciudad de Nueva York

Partimos hacia la ciudad de Nueva York un 04 de Noviembre por la noche desde el Aeropuerto de Ezeiza (Buenos Aires) con las valijas más llenas de expectativas e incertidumbre, que de ropa. Había investigado tanto la ciudad que desde el momento en el que bajamos del avión tenía claro que metro tomar, por que calle ir, cuánto pagar y me movía como si hubiera estado ahi antes.

Pero a pesar de tener la teoría tan clara, la práctica fue la mejor parte. Sorprenderme no sólo de todo lo que veía sino de mi misma y mi manera de manejarme.

La primera impresión de Nueva York la tuve desde el subway camino a Manhattan, su gente, el ambiente y sentir por primera vez que estaba dentro de una película de esas que tanto había visto toda mi vida.

Arrastrando las valijas llegamos por fin a la estación y nos encontramos con todo el hermoso caos de la ciudad, todos compenetrados con sus actividades mientras nosotras observábamos todo maravilladas.

A dos cuadras de la estación estaba el departamento que habíamos alquilado, donde dejamos las valijas, nos cambiamos para recuperarnos un poco del vuelo y salimos a descubrir la ciudad.

La primer parada fue en Dunkin Donuts donde desayunamos y continuamos por la 7th. recorriendo Times Square, Disney Store hasta el central park donde horas más tarde y después de comprar comida en Whole Foods almorzamos sentadas en las rocas del parque.

Ahí respiramos hondo, vimos la infinidad de colores que se desprendían de los frondosos árboles y caímos en la cuenta de donde estábamos.

Seguimos hacia Fao Shwartz y regresamos caminando por la lujosa 5ta avenida hasta el Rockefeller Center teniendo un panorama general de los principales atractivos.

Ya se había hecho la hora del check-in, de manera que regresamos al departamento para acomodarnos, bañarnos y desempacar todo.

Ese primer día terminamos agotadas, cenamos algo que compramos al paso y caímos rendidas en la cama para poder levantarnos temprano al día siguiente con más energía y disfrutar de nuestra gran aventura en Nueva York!

nyc